Cómo afrontar esta crisis de manera positiva

Lighting with you – salud

Hola a todos y a todas,

Mi nombre es José Miguel García González y soy el CEO de Lyopro. Soy una persona que acostumbra a ver la vida desde un pensamiento positivo y que se toma cada una de sus experiencias como un aprendizaje continuado.

Esta crisis ha roto nuestra sociedad de la manera en la que la teníamos concebida, pero nos está ayudando a reconstruirla desde la distancia social. Hemos sufrido un cambio a nivel personal, pero nos ha reafirmado a nivel profesional. Hemos adaptado nuestro perfil como empresarios para intentar salir adelante en este momento tan excepcional.

Hemos descubierto una nueva forma de comunicarnos de balcón a balcón y nos hemos acostumbrado a hacer videollamadas para estar de alguna manera cerca de nuestros seres queridos. Y nuestros clientes también tienen que sentirse como personas apreciadas en nuestra empresa y percibir que seguimos con ellos. 

 

Afrontar crisis manera positiva - Trabajar desde casa

¿Qué he aprendido en esta crisis?

Lo primero que es que el mayor capital que tiene mi compañía es el capital humano, las personas que con su trabajo y esfuerzo me han ayudado a ser la compañía que hoy quiero ser.

Ver en cada uno de ellos los esfuerzos que han hecho para adaptar sus puestos de trabajo, o bien desde casa o condicionados a ajustarse a turnos de trabajo específicos. Me enorgullece ver cómo son capaces de adaptarse a todos los cambios.

He tenido la oportunidad de implantar sistemas tecnológicos y optimizarlos de inmediato adecuados a las circunstancias, algo que antes no tenía y que califico como un valor añadido como empresa, así como una mejora de la que ahora puedo hacer uso en cualquier momento.

Esta crisis me da la oportunidad de poner al día muchos proyectos que vas dejando atrás por falta de tiempo como, por ejemplo, dedicarme más a la imagen que quiero proyectar sobre mi compañía, así como reorganizar nuestros sistemas o experimentar las reuniones por Skype para ahorrar un día de desplazamiento.

Esta crisis nos obliga a ser fuertes mental y físicamente y nos obliga a sacar todos los recursos que tenemos a nuestro alcance para hacer nuestro trabajo con la mejor calidad posible adaptado a una circunstancia difícil, nos ha obligado a pararnos a revisar nuestro trabajo como lo hacemos y nos da tiempo para corregir, para ver en que podemos mejorar.

Como persona, me ha dado tiempo de vivir el día a día de mi familia, pasar tiempo de calidad con ellos, ayudarles en sus tareas diarias… Son detalles que el volumen de trabajo de un empresario, que en circunstancias normales, no nos permite. Nos estamos reencontrando con nosotros mismos y con aquellos que nos rodean y estamos aprendiendo a convivir de una marea diferente.

Por todo ello, he querido compartir con vosotros estas ideas y, sobre todo, cada día estoy más seguro que cada uno de nosotros estamos aquí para aprender a afrontar esta crisis de manera positiva.

También te puede interesar…